ad cordis

book adcordis.CDR

ad cordis nace en la web.

Ninguno de los  miembros de este equipo nos conocíamos.

Fuimos trabando una relación a distancia y cuando llegaron Marisa,  Susana,  Ricardo y Juan Antonio, salió el sol rojo ese de arriba para transmitir energía, vitalidad y dinamismo.

Estábamos listos para ponerle corazón a la empresa desde el primer momento.

ad cordis es una expresión latina que transmite optimismo para evocar el acuerdo de voluntades a través de la cálida efusión de los corazones.

De ahí el color rojo del logo como ya habrán adivinado.

Luego pensamos convertir esa expresión arcaica en un moderno acrónimo que nos pusiera en relación con el mundo de las “TIC”.

Y decidimos que adcordis significaría: “alternativas de cooperación online para la resolución de disputas”.

Cuando el pasado 15 de Octubre de 2014 se registraba el dominio adcordis.com, iniciamos una incursión en un mundo nuevo.

El reto de poner a su servicio un equipo profesional que coopera con usted para encontrar  “online” alternativas eficaces para la solución de sus conflictos.

¿No sabía que las tecnologías también están para eso?

Pues el equipo adcordis con entusiasmo y audacia, le ofrece procedimientos para hacerlo posible.

Da igual donde se encuentre, le asistiremos desde  Valencia , Málaga o Santander .

Porque el mundo online ya forma parte de nuestra tradición, tanto o incluso más que el latín.

Y facilita acercar a las personas sin necesidad de que compartan el mismo espacio.

Para hacer posible una solución que les beneficie y ponga fin a su enfrentamiento.

En 1734, el Diccionario de Autoridades de la Lengua Española, definía la mediación como “la interposición de alguno que pretende componer o reconciliar a otros que están entre sí discordes.”

Ese y no otro es hoy también nuestro propósito.

Y por eso, la partícula “ad” de nuestro nombre indica dirección o sentido,  define nuestra misión y la actitud que queremos fomentar también en la sociedad.

Dar con nuestro lema tampoco fue difícil.

Ya estaba prefigurado por nuestro nombre. Lo de “cordis” lleva de suyo a concordia.

Pretendemos reivindicar con urgencia un valor preeminente que ha cimentado nuestra convivencia.

Y por esa urgencia: Promovemos la concordia

Ya habrá tiempo después para el litigio.

Antes, busquemos el acercamiento.

Usemos la lejanía que permite el ciberespacio para enfriar la defensa cerrada de las posiciones y llamar a la reflexión sobre los intereses en juego.

Hagamos lo posible para el entendimiento.

Con la confianza en que vale la pena este empeño, nos hemos constituído como centro de resolución alternativa de disputas en línea (RDL).

Para brindarle un método para resolver por sí mismo sus conflictos desde casa y en la red, que eso tan simple es la ODR (online dispute resolution, que se dice en inglés)

Aquí nos tiene, con esta particular visión propia del derecho colaborativo, sin previa “hoja de ruta“, pero también sin miedo.

Porque en el equipo ad cordis pensamos que la tecnología debe usarse para allanar el camino que impide el acuerdo.

Que ha de servir para mover las voluntades enfrentadas hacia una colaboración que preserve las relaciones interpersonales del deterioro causado por los antagonismos en colisión.

Para consolidar en la sociedad relaciones basadas en la cooperación y no en la imposición ni el enfrentamiento.

Le ofrecemos una alternativa.

Porque creemos en las personas y queremos dar sentido a las palabras.

Somos un equipo, somos adcordis.

Ahora sólo usted juzgará nuestra aportación.

 

 

Puede tramitar su solicitud de mediación haciendo clic en este formulario y cursaremos invitación a la otra parte

 

SI LO PREFIERE, DEJE AQUÍ SU CONSULTA: RESPONDERÉ SIN COMPROMISO ALGUNO

logo odr-ad cordis

SABER MÁS SOBRE ADCORDIS:

Servicios “online” que ofrecemos en ad cordis

ad cordis: un equipo de ODR

Justiciaonline el reto del equipo ad cordis

youstice, solución ODR para comercio electrónico

 

Y TAMBIÉN:

Litigación

balanza, libro, mazo

NOTA: La prestación de servicios profesionales se rige por las condiciones generales que para su debido conocimiento y efectos se recogen en el correspondiente apartado de esta web.

 

Anuncios

Un pensamiento en “ad cordis

  1. Pingback: antonio j. almarza

Los comentarios están cerrados.